La Superintendencia del Sistema Financiero (SSF), Fiscalía General de la República (FGR) y la Asociación Bancaria Salvadoreña (ABANSA) unieron esfuerzos para trabajar en conjunto y prevenir a la población sobre los fraudes financieros que han incrementado, desde la pandemia, por el uso de herramientas digitales.

Es por ello que el Superintendente del Sistema Financiero, Gustavo Villatoro, hizo un llamado a la población a no brindar claves de acceso, ni a depositar dinero a entidades financieras, como requisito para obtener un crédito.

El Superintendente negó que en el proceso esté involucrado el personal de las entidades bancarias. “No existe ningún tipo de filtración de la industria bancaria en los casos de fraudes financieros. Este tipo de prácticas se realiza al azar y como SSF estamos supervisando siempre, en coordinación con la industria bancaria, para evitarlo”, expresó.

En este esfuerzo la SSF trabaja de manera coordinada con la FGR y por ello, el Superintendente indicó que se trata de un “un esfuerzo de Estado”, en el que ambas instituciones y junto a los bancos agremiados por ABANSA, trabajan en el diseño de estrategias para informar a la población, para que no sean víctimas de este delito, así como procesar a las personas que los comenten.

El Superintendente hizo un llamado a ser portavoces de estos mensajes de alerta, evitando así que más personas sean víctimas de fraude.  “Debemos trasladar este mensaje a nuestros padres, familiares, a quienes trabajan con nosotros para evitar que sean víctimas de este tipo de delitos que afectan las finanzas de nuestro pueblo salvadoreño”, concluyó.

Por su parte, el Fiscal General de la República, Raúl Melara, manifestó que, si han sido víctimas de fraude, puedan acudir a la FGR para interponer una denuncia e iniciar el proceso de investigación del caso.

Asimismo, Raúl Cardenal, Presidente de ABANSA, reiteró que ninguna persona, identificándose de una entidad financiera, podrá solicitar información confidencial a través de llamadas telefónicas, mensajes de texto o correos electrónicos. “Si esto sucede, no brinden la información y pónganse en contacto con el banco”, agregó.

De acuerdo con los funcionarios, las instituciones reciben, al mes, un aproximado de 20 denuncias sobre fraude financiero y a pesar de que los montos no son significativos, se trata de un delito que afecta a las finanzas de la población, por ello es importante sumar esfuerzos para frenar estos delitos.