A partir del 1 de julio de 2020, inició operaciones uno de los dos Fondos de Ahorro Previsional Voluntario (FAPV) registrados en la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF), por lo cual, a partir de dicha fecha, las AFP no podrán continuar recibiendo cotizaciones y aportaciones voluntarias. Los afiliados que deseen continuar realizando dichas aportaciones, deberán hacerlo mediante la contratación de un FAPV.

El pasado 10 de marzo de 2020, la SSF  autorizó el asiento registral del primer FAPV, cuyo asiento se realizó el 26 de marzo del presente año. El segundo fondo fue autorizado por esta Superintendencia el pasado 10 de junio de 2020 y registrado el 29 de junio del mismo año.

Con el inicio de operaciones del primer Fondo, los afiliados tienen la opción de contratar un FAPV para tener un ahorro adicional a lo acumulado en su cuenta individual, es decir, que se trata de un ahorro distinto al que ya realizan a la AFP.

Quienes previo a crearse los FAPV, hayan realizado cotizaciones voluntarias a una AFP, podrán optar, entre mantenerlas en su Cuenta Individual de Ahorro para Pensiones o trasladarlas a un FAPV, traslado que no genera ningún tipo de impuesto o comisión.