Como parte del aporte técnico que esta Superintendencia brinda para la toma de decisiones fundamentales en beneficio de la población usuaria del sistema financiero, el Superintendente Rolando Brizuela, asistió a la Comisión Financiera de la Asamblea Legislativa, en el marco del estudio que se realiza para crear normativa que pretender acabar con los abusos que las Agencias de Información de Datos o burós de créditos cometen contra la ciudadanía.

En su intervención el Superintendente brindó una opinión técnica sobre el funcionamiento de los burós que actualmente operan en el país y que manejan el historial crediticio de los salvadoreños.

Según detalló, actualmente se encuentran operando en el país tres buros de crédito: Equifax, TransUnion e Infored, luego de que esta Superintendencia suspendiera el funcionamiento de Procredito, y recibiera todas sus bases de datos

Actualmente, la base legal para el funcionamiento de estas Agencias de Información de Datos, se encuentra en la Ley de Regulación de los Servicios de Información sobre el Historial de Crédito de las Personas.

El Superintendente Brizuela explicó que la ley establece que los burós tienen el deber de informar o suministrar el historial crediticio al consumidor que lo solicite y actualizar cada mes la información del historial de crédito que reciba de los agentes económicos, es decir comercios, entidades financieras, entre otros.

“Actualmente los datos negativos del historial se eliminan en un período no mayor de tres años, desde que son incorporados y las agencias de información de datos deben remitir a esta Superintendencia un informe de la eliminación de datos negativos, según lo establece la ley”, afirmó. Además, aclaró que, si el cliente cancela totalmente la deuda de su crédito, no permanece más de un año con datos negativos en su historial.

Entre los artículos que señala necesarios reformar en la Ley de Regulación de los Servicios de Información sobre el Historial de Crédito de las Personas, son los relacionados a las sanciones para las agencias, algo que no existe por ahora, dijo.

Además, enfatizó en una serie de recomendaciones, entre las cuales se encuentran: definir a los burós, como integrantes del sistema financiero, requerirles controles de validación sobre las certificaciones que los agentes económicos le remiten, para determinar que las consultas y cargas de información estén respaldadas por autorizaciones del consumidor, calificar como muy grave el incumplimiento al requerimiento de capital establecido en la ley, entre otras.

El Superintendente enfatizó que “la ley necesita dientes para poder ejercer un control más efectivo de la información que manejan los agentes económicos y de las actividades que realizan los burós de crédito”, y para ello considera necesaria una modificación a esta, para lo que puso a disposición el equipo técnico de esta institución, con el fin de realizar un trabajo articulado que beneficie a la población.