El Superintendente del Sistema Financiero, Gustavo Villatoro, participó en una de las primeras reuniones del año, para dar continuidad al diálogo con el sector financiero, donde se expuso el plan de trabajo normativo y proyectos de modernización en beneficio de la población para el año 2021.

En su intervención el Superintendente manifestó que este diálogo permanente, es una muestra de la política de acercamiento que se tiene con el sector financiero, estatal y privado.  “No estamos trabajando de espaldas a nadie. Con esta cercanía, estamos construyendo oportunidades de mejora a través de la retroalimentación”, afirmó.

Sobre la estabilidad del sistema financiero, destacó que este Gobierno ha tomado las mejores decisiones para enfrentar la crisis por la pandemia y que los indicadores reflejan que se están superando los retos e incluso las proyecciones más difíciles.

Uno de los indicadores citados por el Superintendente fue el incremento de las cuentas simplificadas, que pasaron de 502 en enero de 2019 a más de 93 mil en diciembre de 2020.

Además habló sobre el trabajo conjunto que realiza la Superintendencia con el Registro Nacional de las Personas Naturales (RNPN) y el Ministerio de Hacienda (MH), para poder integrar los sistemas y “ser una autopista única que genere información útil para simplificar el otorgamiento de créditos”, expresó.

El Superintendente también se refirió a la circular que instruye a los bancos no cerrar cuentas de forma arbitraria y aclaró que la medida no busca atraer dinero ilícito o abrir la puerta al crimen organizado.

“Quiero ser bastante enfático, no estamos buscando abrirle la puerta a ningún delincuente, ni al crimen organizado. Lo que queremos es tener un sistema financiero saludable y que le devolvamos al pueblo, el dinero que se han robado”, afirmó.

En la reunión participaron también el secretario de Comercio e Inversiones de la Presidencia, Miguel Kattán, el presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Douglas Rodríguez junto a representantes de 22 entidades financieras del país.

Todas estas acciones de diálogo buscan fortalecer al sector y consolidar al país como el centro de negocios financieros de la región.